viernes, 22 de julio de 2011

Por si no se enteraron de sus cinco minutos de fama.

No es que haya querido ser chismosos en esa situación, solo me llamaba la atención el porque me habían bajado del metrobus en plena vía antes de llegar a la Viga.

Era Viernes 22 de julio de 2011, un día soleado como cualquiera; me dirigía a la estación de Amores de la Línea 2 del transporte urbano metrobus a hacer una serie de pagos que no tardarían más de cinco minutos. Yo pensaba que mi trayecto iba a ser rápido y tranquilo cuando de la nada, antes de llegar a la estación La Viga, un trabajador del servicio anuncio que nos bajarían del camión por un impedimento en el camino.

Nos bajamos tranquilamente todos los usuarios del transporte sin antes preguntar a donde nos dirigiríamos para no volver a pagar la entrada en la siguiente estación, el trabajador nos aviso que camináramos una estación atrás para volvernos a subir pero mi curiosidad me invadió al ver que varios autobuses estaban parados en frente de nosotros y de igual manera estaban bajando a sus pasajeros.

Empecé a caminar en dirección de los gritos que se empezaban a originar; en dirección opuesta a la dirección que nos habían dicho. Cuando llegue a la esquina de la avenida la Viga y el eje 3 vi varias camionetas de la policía de la ciudad cargadas con granaderos y estos situándose como formando una barrera.

video

Eran comerciante de un mercado publico que no tengo la más remota idea de cuál de todos, pero en total eran como 10, esos 10 pararon el trafico, trajeron a más de 30 granaderos y me bajaron de mi transporte.

video

Gracias al dialogo, los comerciantes dejaron pasar al metrobus y yo pude seguir con mi trayecto; pero la pregunta es, ¿Qué no tienen mejores cosas que hacer? y ¿por 10 personas se para el trafico de un eje y provoca que cientos de personas lleguen tarde a sus destinos?

Al volver a pasar por ese punto unos minutos después de la “manifestación” no había nadie, ni un curioso como yo o un policía de tránsito. Fueron sus cinco minutos de fama de los comerciantes del mercado escondido.

1 comentario:

gabriel revelo dijo...

Así pasó en una estación del mismo Metrobús, pero de por mi casa. En esa ocasión la protesta fue por los padres de familia de una primaria a los que no les habían dado vales de útiles para el próximo ciclo escolar (cuando aun no había terminado el pasado). En fin, también eran como diez personas, y las corrieron los policías. No digo que esté mal protestar, pero sin afectar a terceros.